Translucenza piramide.jpg

Didascalia

La base de la pirámide de atención materna y prenatal es la evaluación en el primer trimestre (11-13 semanas).

Pacientes identificados por el examen a las 12 semanas como de alto riesgo de complicaciones mayores, serán monitorizadas de cerca y con más frecuencia.La mayoría de las pacientes clasificadas como de bajo riesgo, serán capaces de evitar innecesarios controles de rutinarios.

 

Traducción:Dr. Jesús Rodriguez Calvo

Ecografía del primer trimestre.

 El diagnóstico del Síndrome de Down, se hizo posible con el estudio del número de cromosomas en el líquido amniótico.

Dado que la amniocentesis conlleva un riesgo de aborto espontáneo, pronto se hizo evidente que no podría ofrecerse a todas las mujeres embarazadas.

Por eso se decidió inicialmente para ofrecer a todos aquellos con mayor riesgo basándose en la edad, es decir , a todas las mujeres mayores de 35 años.

Sin embargo la fiabilidad de este criterio es sólo el 30%, que aunque da indicios es un criterio genérico y no refleja las circunstancias personales del paciente.

 Por lo tanto, en el año 2000 se consideró necesario introducir la evaluación del riesgo individual, que tiene en cuenta la edad de la madre, las mediciones de las hormonas en la sangre materna y los marcadores ecográficos del feto, que pueden variar en casos de anomalías cromosómicas (translucencia nucal, hueso nasal, ángulo facial, las válvulas cardiacas, conducto venoso).

Con riesgos individuales, la tasa de detección de embarazos que conllevan un riesgo mayor de anomalías cromosómicas, que posteriormente se remitirían para procedimientos invasivos, es del 95%.

Esto es casi 3 veces mayor que la tasa de detección basada en el riesgo de la edad de la madre sola y por lo tanto más fiable que lo que se utilizaba en el pasado.

En consecuencia en Italia ya no será posible ofrecer procedimientos invasivos, basados en la edad de la madre sino en riesgo individual. (Directrices Nacionales de 2010).

Utilizando un método reciente (2011-2012) basado en el análisis de células fetales en la sangre materna, ahora es posible realizar una prueba no invasiva (PPNI = prueba prenatal no invasiva) para trisomías con excelentes resultados.

Con este método, es posible identificar en un análisis de sangre > 99% de las trisomías 21 con solamente < 1% de falsos negativos. (Bibliografia, 16 de diciembre de 2012)

Esta prueba todavía no es un sustituto para la biopsia corial/amniocentesis. Si la prueba es positiva, es aconsejable confirmar con un procedimiento invasivo.

Esta prueba no es todavía disponible en toda Europa. Se basa en investigaciones muy recientes, actualmente es muy costosa y requiere la aplicación de nuevas tecnologías.

Sin embargo, este desarrollo reciente no afecta la fiabilidad del cribado basado en la translucencia nucal, puesto que este no se limita únicamente a la detección de trisomías, sino que es una prueba diagnóstica para anomalías morfológicas que sólo pueden detectarse con ecografía. Por otra parte, en el primer trimestre, cuando se realiza el cribado mediante la translucencia nucal, los principales factores de riesgo y complicaciones del embarazo pueden también detectarse.

La mayoría de las principales investigaciones fueron realizadas  en el King´s College Hospital de Londres, bajo la supervisión del Profesor Kypros Nicolaides, Director de la Fundación de Medicina Fetal (FMF)

El fundador de este sitio web contribuyó al desarrollo del cribado del primer trimestre, mediante la realización de un estudio del órgano más complejo: el corazón fetal. Este estudio, que se llevó a cabo en Italia y Kings College Hospital de Londres, requiere el uso de equipos y la metodología que se considera el más efectivo de las normas internacionales.(Bibliografia) En el momento de la gestación cuando es posible la proyección de la translucencia nucal, el corazón fetal así como la mayoría de otros grandes defectos fetales (80%), se forman completamente. Malformación del corazón fetal es la principal causa de muerte prenatal causada por anomalías congénitas. enfermedad cardíaca congénita es la más frecuente malformación fetal (en comparación con defectos cromosómicos, tiene dos veces más probabilidad de ocurrencia).

El diagnóstico de las cardiopatías congénitas en fetos mejora el pronóstico.Durante el primer trimestre, también es posible evaluar los riesgos específicos para cada mujer embarazada contra las complicaciones principales de embarazo (pre-eclampsia, aborto espontáneo, nacimiento prematuro). El resultado de esta evolución, que conduce a un diagnóstico precoz de defectos cromosómicos, complicaciones del embarazo y análisis morfológico fetal durante el primer trimestre de embarazo, hace que el cribado del primer trimestre sea el examen más importante en el transcurso del embarazo.

Last Edit: 19/02/2014 6:25pm
Print